Argentina y el padecimiento del profesor

"Carta abierta de un docente en retirada
Por Daniel Horacio Calbo
Soy un profesor en disciplinas industriales a punto de jubilarme. No pensaba en jubilarme hasta hace bien poco. Siempre fui (y aún lo soy) un tipo lleno de ideas, de proyectos, con ganas de investigar y de perfeccionarme. Creo que el día que no tenga proyectos, sueños, emprendimientos, habré muerto aunque siga respirando. Desde el comienzo de mi carrera, disfruté enormemente de mi trabajo (por cierto que soporté estoicamente los míseros salarios de los ´80), y tuve muy buenas recompensas en el reconocimiento de muchos ex alumnos, a quienes ayudé mínimamente a ser buenos profesionales y mejores personas.
Pero hace tres años, comencé a pensar seriamente en retirarme, por las razones que expondré más adelante. Justo hace dos años, me llegó la nota de intimación del instituto de seguridad social, dándome por legalmente notificado acerca de la obligatoriedad de iniciar el trámite antes de que transcurrieran seis meses a partir de haberla recibido, so pena de ser declarado cesante y sin jubilación (vaya premio y reconocimiento a treinta y cinco años de trabajo).
En este momento, estoy terminando de presentar los n•1012 papeles que me pidieron… y me pregunto qué lógica tiene que, por un lado, yo deba pedir y rejuntar, por mi cuenta y costo, todos los certificados y presentarlos a la ANSES, si ellos lo verifican luego, preguntando lo mismo que yo, a los mismos lugares que me los extendieron, y por otro lado, de entre millones de jugadores desconocidos de todo el país, se sabe en segundos dónde están, cuántos son, cuánto cobrarán y cómo se llaman los ganadores del Quini 6.
Como sea, mi reflexión apunta a otro tema. Decía que hace tres años comencé a pensar en retirarme. La causa de este pensamiento no es el agotamiento, ni el cansancio, ni los alumnos, ni las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. La causa principal es la impotencia (no sexual, “todavía y a dios gracias todavía”); es la tremenda impotencia de escuchar a la directora retarme por pretender enseñar a mis alumnos lo mejor posible y de exigirles en consecuencia, y por su propio bien. Hay una serie de causas menores conexas, como por ejemplo:
• La percepción en los integrantes de los equipos técnicos del ministerio, de que el estado queda obligado a asegurar la terminalidad a “los chicos” (ya no son alumnos), al hacer obligatorio el secundario. El corolario de esta insanía es que no puede haber alumnos desaprobados, y si los hubiere, es por la exclusiva mala praxis del docente.
• La aplicación a rajabonete de la teoría constructivista a todos los contenidos, a todas las capacidades y a todas las actividades curriculares. El corolario de esta otra insanía es que cualquier procedimiento práctico que exija un protocolo determinado (como poner en marcha un motor de avión, con los peligros que conlleva hacerlo mal), es conductista, y por consecuencia, trauma “al chico”, es autoritario, y es malo.
• La incoherencia de declamar que se debe atender a la diversidad, mientras no se respeta la vocación de cada alumno, que no es un aspecto menor de la diversidad. El corolario de esta insanía es que ningún alumno… perdón ningún “chico” puede elegir lo que desea estudiar, sino que está obligado a gustar de lo que los genios ya eligieron por él.
• La endémica adulación ideológica de nuestros directivos y funcionarios hacia el gobierno de turno. En estos momentos, elevan a la categoría de verdad absoluta la ideología izquierdista, así como en los ´90 lo hicieron con la ideología neoliberal. Consecuentemente, ahora ya no se debe hacer un esfuerzo personal, ahora ya no hay que superarse; ahora hay que ser solidario; ahora hay que socializar todo. El corolario de esta insanía es que los alumnos que sí vienen a la escuela con ganas de estudiar, de aprender, de esforzarse por éllos mismos, deben resignar este sentimiento egoísta, mezquino e individualista, y adaptarse a la chatura de la masa. Tal vez aquí esté la razón de llamarlos chicos: son chicos para elegir, son chicos para pensar, son chicos para independizarse, y serán tratados como chicos toda la vida.
• La inevitabilidad de la aprobación final de todos “los chicos”. Si tan sólo uno de éllos no aprobara, se sentiría discriminado, segregado y no contenido. Esto deviene en que si “el chico” no aprueba, se debe bajar la exigencia y reformular la planificación, proponiendo expectativas de logro que puedan ser alcanzadas por él; y se debe bajar la valla a saltar tanto como sea necesario hasta que “el chico” la pueda saltar sin esfuerzo, porque de este modo se sentirá mejor, y será un buen ciudadano. Un corolario de esta insanía es que todos “los chicos” comprenden, desde que nadie es tonto, que ya no es necesario estudiar para aprobar y pasar de curso, por lo que se sientan a esperar que el tiempo transcurra para obtener su certificado de libertad educativa. Otro corolario es que al recuperar su voluntad, la tienen atrofiada, tanto para estudiar en la universidad como para desempeñarse en un trabajo. Y lo que es peor: tienen una absoluta dependencia de la dádiva del gobierno de turno para subsistir dignamente (y según el gobierno de turno entienda por dignamente).
Todas estas son causas menores. Pero, repito, la causa fundamental es la impotencia que siente quien es reprendido por querer trabajar. En pocas palabras, la directora me aclaró a prueba de idiotas, que el trabajo docente ahora no es enseñar, educar, ni instruir a nadie. Ahora el trabajo docente es contener, incluir, motivar, entretener, divertir, aprobar y promocionar de año a “los chicos”.
A esta altura de mi vida, debo reconocer que ya no estoy para contenedor, incluyendo entretenedor, payaso, cómico, aprobador y promotor compulsivo de “chicos”. Para seguir en este trabajo, debo mentirles a los jóvenes (que deberían ser alumnos, pero son llamados “chicos”); debo hacer tan fácil el devenir de la permanencia de éllos en el aula, que permita a todos realizar las tareas asignadas sin angustias, sin traumas, sin dificultades a superar (aunque sean fácilmente superables); debo hacer la vista gorda y los oídos sordos al hecho de que están recibiendo disvalores en dosis homeopáticas, y tratar de no alertarlos del futuro que les espera fuera de la escuela, ya se trate de la universidad o de un trabajo.
Como nunca, hoy sé que dios es justo, pero no es todo poderoso. Hoy veo que sólo es justo conmigo, porque me está liberando de una tortura diaria en los últimos años de mi vida laboral, pero no es todopoderoso como para evitar lo que pasa con los jóvenes que están siendo achatados, frenados, anestesiados y deseducados cultural, profesional, y socialmente por una banda de delirantes que, negando la realidad, imponen sus intereses particulares y corporativos, disfrazados de verdad absoluta.
Tal vez esto no sea algo para que dios se ocupe, y deban realizarlo los hombres (y las mujeres… no sea cosa que el INADI me demande). Tal vez ya sea el tiempo de que alguien se plante y cante fuerte; tan fuerte como para que oigan los sordos si es preciso…
Me estremezco al pensar que estos “chicos” achatados, convertidos a la fuerza por el sistema, en ignorantes y holgazanes, algún día serán diputados, senadores, ministros y hasta presidentes.
¿Quién curará a los enfermos? ¿Quién juzgará a los delincuentes? ¿Quién escribirá en los periódicos? ¿Quién enseñará a escribir y a leer? ¿Quién representará los intereses de los trabajadores? ¿Quién planificará el desarrollo energético? ¿Quién administrará el erario público?
Sin duda alguien lo hará. Pero no me preocupa tanto quién, sino cómo lo hará. Y no me preocupa tanto por la idoneidad (ya hoy en día no existe), sino por los valores que regirán cada acción en el desempeño de estas tareas. En estos tiempos, el gobierno entiende por vivir dignamente, poder ver gratis (aparentemente) el fútbol, las carreras de autos, los torneos de balero y los campeonatos de bolita, y de paso, aprender todas las maravillas que el gobierno hace, durante los espacios publicitarios. La tarea de los gobiernos será simple: deberán mantener este formato, aumentando la cantidad de “pasatiempos para todos”, y administrando las dádivas que premian a consecuentes y aduladores, y excluyen a seres pensantes.
Cuestiones tales como la justicia, la libertad, la independencia, el esfuerzo diario, el proyecto de vida, la responsabilidad, la rectitud de conducta, la libertad de conciencia, la honorabilidad, y otras tantas, serán definidas y priorizadas por el gobierno, y presentadas en sociedad en los espacios publicitarios de los programas para todos (no sé si es casualidad, pero en el nombre del programa, se olvidaron de “todas”).
Cada uno de los días laborales que tengo por delante, hasta que me llegue la jubilación, sufro enormemente. Veo jóvenes en la flor de la vida, dejando pasar el tren de la única oportunidad que tienen para ser realmente independientes, para ser reales ciudadanos plenos de derecho, para ser capaces de tomar decisiones responsables por su propio buen juicio. Veo cómo se los acostumbra a dejarse estar en el camino de las cosas fáciles y regaladas, y se les hace creer que el Estado y todos los adultos, están obligados a satisfacerlos en todo, aunque no hagan nada para merecerlo. Veo jovencitas que, a pesar de las campañas contra el SIDA, son madres antes de los quince años, y jovencitos que viven alcoholizados de viernes a lunes, desde los trece años.
Los regímenes de calificación se tornarán más complicados para los docentes que insistan en no aprobar alumnos, y exigirán cada vez más informes individualizados, cada vez más detallados, acerca de las acciones desarrolladas por el docente con cada uno de los alumnos que no han aprobado, tomando cada acción emprendida como causa en su contra para responsabilizarlo por la baja calificación.
Los calendarios escolares estarán sobrecargados de jornadas institucionales, a las que los docentes asistirán resignados, calladitos, fingiendo oír mientras sus mentes divagan en otros terrenos. Los y las directores y directoras recitarán en algunos casos un sermón vacío de contenido, y en otros casos harán catarsis personal… lo que no dejarán de hacer, es bajar línea, en consonancia con los y las obsecuentes del ministerio y plantear que lo que cabe es hacer lo que baja de la superioridad o renunciar. Indefectiblemente llenarán los informes que se piden y a otra cosa, sin mencionar los problemas reales existentes en las aulas, ni comprometerse con el deber de todo docente: educar.
Ahora se vienen los ciento noventa días de clases… y se vendrá la jornada completa. Así, los jóvenes estarán dejándose estar en el aula durante todo el día, esperando las dádivas estatales, para seguir permaneciendo en el aula a tiempo completo, navegando en la red o jugando en la netbook, y a la espera de alguna originalidad del adulto que los contiene, para que no se aburran. Y deberán estar así hasta que a los dieciocho años (si aún no son padres y/o madres), les digan que pueden ir a la municipalidad a pedir casa y trabajo, o a la universidad a reclamar el título que deseen. Todavía la universidad está fuera de esta órbita, pero temo que al quedarse sin alumnos por falta de conocimientos de los aspirantes, y desde que los profesores universitarios también necesitan un trabajo, comiencen a bajar las expectativas de logro, hasta que comiencen a egresar universitarios diplomados que no sepan leer ni escribir.
Me estoy retirando, y dios es justo conmigo, pero yo también tengo hijos, y temo por lo que les espera. Porque si no adhieren a los valores que hoy en día se fomentan, vivirán un calvario, y si se asimilan, serán algo parecido a los ilotas de la antigua Grecia.

Sólo espero vivir lo suficiente como para comprobar algún día que todos mis temores fueron infundados, y que todo este escrito no es más que una gran equivocación, salida de la mente de un viejo esquizofrénico.
Diciembre de 2014.

WEBGRAFÍA:FMM. "Sistema educativo: Carta Abierta de un Docente en Retirada" [En línea]. Disponible en http://www.fmmeducacion.com.ar/Sisteduc/Criticas/Generales_Carta-abierta-de-un-docente-en-retirada_Calbo.docx [última visita: 15-04-2015].

El detrás de los Institutos de Formación Docente

Como Profesores de Primaria acceden un número cada vez mayor de estudiantes, su número va creciendo ya que los costos de la carrera (fotocopias, libros, transporte) son baratos -que no se comparan con otras carreras de la facultad, que la triplican o cuadruplican-. Además de los gastos medianamente bajos, también se encuentra la "facilidad" de la asignaturas, que no van más allá de lo que tiene que saber un niño de 6to grado. Esta "facilidad" se ve en que los futuros profesores, siendo, supuestamente, por la edad: adultos, pero ante esta paradoja siguen con prácticas como el "machete" o, como algunos lo quieren hacer más pasable o aceptable, y disimular el acto poco ético: "el ayuda memoria". O, siguen con prácticas, que también lo realizaban en la secundaria, que es memorizar, cosa que sabemos, que minutos después o instantes después de haber dado un examen ya no recuerdan lo que "estudiaron". Como oí de voces de futuros profesores, que hoy ya lo son, parafrasearé: "Qué importa que me olvide, total el profesor me tiene que evaluar por lo que 'sé' en ese momento". Todas estas características hacen que sea una tentación hacer una carrera "fácil", barata, que les de entrada económica y, además, que los profesores que dictan las asignaturas los aprueben tan fácilmente en los exámenes parciales y finales. Por otro lado, existe otros tipo de de trampas los que consiste en que muchos alumnos del Profesorado entregan los trabajos para que los realicen otros. Y muchos profesores, algunos licenciados o doctorados, quienes son los que les dan el visto bueno, viendo la carencia oral del alumno: ¿no se dan cuenta que ese trabajo entregado es imposible que lo redacte aquel por su pobreza lingüística?. Otro caso parecido son los que imprimen tal cual de Internet trabajos ya echos.

El nivel intelectual de un 75 % de futuros profesores es de regular a bajo. Un gran porcentaje no entiende el texto que se les dan, y muchos de ellos hoy ejercen como profesores. No saben, en relación a ésto, dónde está la idea principal o hacer cuadros conceptuales sobre un texto, y más si es extenso. En cuanto a la ortografía y la redacción es pésima. Pero su ansias de poder en un aula parece que no los asusta. O sea, ejercer una obligación idóneamente. La falta de criterio es muy evidente, y las ganas de perfeccionarse -o sea, aprender-, también. Creen que el aprendizaje está en los alumnos, y su propio aprendizaje se ve excluído.

No tienen cultura general, a pesar de que la Ley de Educación de la Provincia de Buenos Aires dice, parafrasearé: "La educación debe ser continua". Y se debe saber más que la asignatura o asignaturas que uno enseña. Pero, bueno, como es un papel más -la Ley- no lo leen y menos conocen lo que dice en él.

Para este tipo de profesores es ideal el Estatuto Docente, que ante una mínino esguince o raspado de rodillas acceden a "sacar carpeta", tomarse un par de meses o un o dos años de, literalmente, vacaciones pagadas. Si bien consta en el Estatuto Docente pero se hace abuso de él, y quien me niegue que existe casos , es un hipócrita.

El uso del manual, que "ya viene todo digerido", es una gran ayuda para este tipo de futuros docentes. Ya que lo único que tienen que hacer es decir: "Hagan la actividad número 6 y 7 de la página 122". Y listo. O sea, que el papel del docente se ve totalmente desvirtuado y desdibujado.

Es muy común oir de docentes, que apenas saben expresarse, que sus alumnos "son unos burros", "que no les da la cabeza", y yo diría: "Qué hacés para que no lo sean".

Es también común escuchar que dicen: "No te preocupés, el profesor siempre sabe más que el alumno". Ésto sin haber leído un libro entero en sus vidas...

Me pregunto: ¿tendrá que ver cómo educamos a nuestros niños de cómo son actualmente? ¿Tiene que ver con ésto la falta de "autoridad intelectual" y "autoridad ética" para que los chicos se "desbanden"? ¿Y el rol de los padres -un tema que tocaremos más adelante-?

Otros cuestionamientos: ¿qué sucede con los Institutos Superiores de gestión privada? ¿qué sucede en la Facultad?

El título de Profesores, les queda grande... muy grande.

El detrás de los Institutos de Formación Docente

Como Profesores de Primaria acceden un número cada vez mayor de estudiantes, su número va creciendo ya que los costos de la carrera (fotocopias, libros, transporte) son baratos -que no se comparan con otras carreras de la facultad, que la triplican o cuadruplican-. Además de los gastos medianamente bajos, también se encuentra la "facilidad" de la asignaturas, que no van más allá de lo que tiene que saber un niño de 6to grado. Esta "facilidad" se ve en que los futuros profesores, siendo, supuestamente, por la edad: adultos, pero ante esta paradoja siguen con prácticas como el "machete" o, como algunos lo quieren hacer más pasable o aceptable, y disimular el acto poco ético: "el ayuda memoria". O, siguen con prácticas, que también lo realizaban en la secundaria, que es memorizar, cosa que sabemos, que minutos después o instantes después de haber dado un examen ya no recuerdan lo que "estudiaron". Como oí de voces de futuros profesores, que hoy ya lo son, parafrasearé: "Qué importa que me olvide, total el profesor me tiene que evaluar por lo que 'sé' en ese momento". Todas estas características hacen que sea una tentación hacer una carrera "fácil", barata, que les de entrada económica y, además, que los profesores que dictan las asignaturas los aprueben tan fácilmente en los exámenes parciales y finales. Por otro lado, existe otros tipo de de trampas los que consiste en que muchos alumnos del Profesorado entregan los trabajos para que los realicen otros. Y muchos profesores, algunos licenciados o doctorados, quienes son los que les dan el visto bueno, viendo la carencia oral del alumno: ¿no se dan cuenta que ese trabajo entregado es imposible que lo redacte aquel por su pobreza lingüística?. Otro caso parecido son los que imprimen tal cual de Internet trabajos ya echos.

El nivel intelectual de un 75 % de futuros profesores es de regular a bajo. Un gran porcentaje no entiende el texto que se les dan, y muchos de ellos hoy ejercen como profesores. No saben, en relación a ésto, dónde está la idea principal o hacer cuadros conceptuales sobre un texto, y más si es extenso. En cuanto a la ortografía y la redacción es pésima. Pero su ansias de poder en un aula parece que no los asusta. O sea, ejercer una obligación idóneamente. La falta de criterio es muy evidente, y las ganas de perfeccionarse -o sea, aprender-, también. Creen que el aprendizaje está en los alumnos, y su propio aprendizaje se ve excluído.

No tienen cultura general, a pesar de que la Ley de Educación de la Provincia de Buenos Aires dice, parafrasearé: "La educación debe ser continua". Y se debe saber más que la asignatura o asignaturas que uno enseña. Pero, bueno, como es un papel más -la Ley- no lo leen y menos conocen lo que dice en él.

Para este tipo de profesores es ideal el Estatuto Docente, que ante una mínino esguince o raspado de rodillas acceden a "sacar carpeta", tomarse un par de meses o un o dos años de, literalmente, vacaciones pagadas. Si bien consta en el Estatuto Docente pero se hace abuso de él, y quien me niegue que existe casos , es un hipócrita.

El uso del manual, que "ya viene todo digerido", es una gran ayuda para este tipo de futuros docentes. Ya que lo único que tienen que hacer es decir: "Hagan la actividad número 6 y 7 de la página 122". Y listo. O sea, que el papel del docente se ve totalmente desvirtuado y desdibujado.

Es muy común oir de docentes, que apenas saben expresarse, que sus alumnos "son unos burros", "que no les da la cabeza", y yo diría: "Qué hacés para que no lo sean".

Es también común escuchar que dicen: "No te preocupés, el profesor siempre sabe más que el alumno". Ésto sin haber leído un libro entero en sus vidas...

Me pregunto: ¿tendrá que ver cómo educamos a nuestros niños de cómo son actualmente? ¿Tiene que ver con ésto la falta de "autoridad intelectual" y "autoridad ética" para que los chicos se "desbanden"? ¿Y el rol de los padres -un tema que tocaremos más adelante-?

Otros cuestionamientos: ¿qué sucede con los Institutos Superiores de gestión privada? ¿qué sucede en la Facultad?

El título de Profesores, les queda grande... muy grande.

La baja de imputabilidad y sus múltiples caras


El proyecto impulsado por Martín Insaurralde para BAJAR LA IMPUTABILIDAD devela la versión de derecha que muestra el kirchnerismo luego de la pérdida en las últimas Primarias. 



"NINGUNO DE LOS PROBLEMAS DE LA JUVENTUD SE RESOLVERÁ CON EL CÓDIGO PENAL", afirma Myriam Bregman. Y sigue: "los desarmaderos no están manejados por chicos de 15 años [...] "Es una estigmatización [...] "-es- culpabilizar a los jóvenes de todos los problemas -de la sociedad-" Claro que sí, ni tampoco los prostíbulos o las cocinas de drogas. ¿Por qué, entonces, culpar a los jóvenes si no son más que víctimas? Porque el drogadicto no eligió su situación con alegría, al igual que la niña de 14 años que la usan de prostituta. Son víctimas de un Estado, que no prioriza sobre la necesidad de una sociedad por más trabajo -no el trabajo inseguro, irónica, digno de los '90, el "trabajo flexible", sí: el trabajo flexible que aún lo sigue siendo, sino que los padres de esos jóvenes vuelvan a tener un trabajo- trabajo estable y bien pago. Y de una educación que una multitud de causas, los chicos según estudios abandonan en los primeros años de la secundaria. Y una cultura mediática que no respeta de ninguna manera a muchos, entre ellos a las mujeres, y existen programas de TV deplorables que inculcan el egoísmo, la vanidad, entre otros. Si no existe un programa íntegro, los jóvenes seguirán siendo víctimas, víctimas del Estado y de una gran parte de la sociedad que los ve como chicos "perdidos" y que "no tienen solución". Ni el Estado ni esa parte de la sociedad adulta a ahondado sobre sus responsabilidades. Los menores no son responsables de ellos mismos -de lo que hagan, de lo que digan y de lo que piensen-, sino los adultos y el Estado.

Pocos que tienen mucho, muchos que tienen poco


La desigualdad, desde la aplicación del sistema neoliberal en los años '80 y ’90 en adelante, a hecho de la brecha económica-social un abismo.


"Uno de los que tienen que ponerse al día en el cuidado de la imagen es Nike, la firma norteamericana de indumentaria deportiva. A mediados de la década del 90, medios estadounidenses filmaron a niños paquistaníes cosiendo el logo de Nike –la "pipa"– en balones de fútbol. Desde entonces, se mantiene la ola de indignación por las condiciones laborales en los denominados sweatshops (las factorías situadas en Asia y América latina, patios traseros donde se confeccionan los productos de esta multinacional) Y una y otra vez salen a la luz nuevos casos de explotación y maltrato (ver capítulo "Deporte e indumentaria") En EE.UU., estos informes se han convertido en una seria amenaza para la imagen de la empresa. El famoso eslogan de Nike "Just Do It!" (Simplemente hazlo) fue reformulado para convertirse en "Just Boycott It" (Simplemente boicotéala) Cada vez más jóvenes le dan la espalda a la que otrora fuera su marca preferida. Para la empresa, la pérdida de confianza registrada en este target resulta particularmente dolorosa. 
En 1997 se produjo en Nueva York una verdadera catástrofe para las relaciones públicas de Nike. El asistente Social Mike Gitelson, quien tenía a su cargo a jóvenes del Bronx, le expresó a la periodista canadiense Naomi Klein que estaba 'harto de ver correr por ahí a los muchachitos con zapatillas que ni ellos ni sus padres pueden darse el lujo de comprar'. Gitelson les dijo que los trabajadores de Indonesia ganaban solamente 2 dólares por día y que a Nike le costaba solamente 5 dólares fabricar ese calzado, por el que ellos pagaban entre 100 y 180 dólares. Les contó además que Nike no fabrica ni una sola zapatilla en EE.UU."*




¡Basta de marcas! ¡Basta de pagar altos precios en detrimento de otros!

Bibliografía:

WERNER, Klaus y WEISS, Hans (2003). El libro negro de las marcas: el lado oscuro de las empresas globales. Buenos Aires: Sudamérica, p. 10.

Cuando todo gira alrededor del dinero


Lotería de la Provincia -de Buenos Aires, Argentina- dice así su spot publicitario: "Gastón Moscardelli (o más bien Ga$tón Mo$cardelli) es un tipo obsesionado con el vil metal: su hijo se llama Luca y si tiene otro se va a llamar igual, así tiene "dos luquitas"; es hincha de Platense; ¿qué compra en la verdulería de Maguita? unos mangos; otro deporte: pesca con mosca; lee y admira a Platón. 

[...] Y conozcamos algo más de este singular personaje. Mermelada preferida: rosa mosqueta; un libro: "Platero y yo"; un animal: el loro; prenda de mujer: tanguita; intrumento: la guitarra... Clin-caja! ".

Al parecer, Lotería de la Provincia le conviene que haya enfermos por el dinero.Y al final del comercial advierte, contradictoriamente: "Jugar compulsivamente es perjudicial a la salud", ¿acaso no enferma estar rodeado de cosas y personas que nos recuerden al dinero? ¿O es sólo una advertencia para lavarse las manos?

De lo efímero: el consumismo, los medios y las fiestas

"Pero, en este mundo al revés, la publicidad hace milagros y los anuncios embaucadores saben cómo conseguir que el consumidor obedezca sus dictámenes. "En el último cuarto de siglo, los gastos de publicidad se han duplicado en el mundo. Gracias a ellos, los niños pobres toman cada vez más Coca-Cola y cada vez menos leche, y el tiempo de ocio se va haciendo tiempo de consumo obligatorio. (...) No se sabe si en Navidad se celebra el nacimiento de Jesús o de Mercurio, dios del comercio, pero seguramente es Mercurio quien se ocupa de bautizar los días de la compra obligatoria: Día del Niño, Día del Padre, Día de la Madre, Día del Abuelo, Día de los Enamorados"... "La cultura de consumo, cultura de lo efímero, condena todo al desuso inmediato. Todo cambia al ritmo vertiginoso de la moda, puesta al servicio de la necesidad de vender." La televisión tiene aquí su parte de responsabilidad y "el televisor es inocente del uso y del abuso que se hace de él", aunque los medios dicen siempre lo mismo: "Ofrecemos a la gente lo que la gente quiere, y así se absuelven; pero esa oferta, que responde a la demanda, genera cada vez más demanda de la misma oferta: se hace costumbre, crea su propia necesidad, se convierte en adicción. En las calles hay tanta violencia como en la televisión, dicen los medios; pero la violencia de los medios, que expresa la violencia del mundo, también contribuye a multiplicarla".

Fuente: GALEANO, Eduardo (1998). Patas arriba. La escuela del mundo al revés.[En línea]. Disponible enhttp://www.lcc.uma.es/~ppgg/libros/egaleano.html [Consulta: 01-09-13].

El desarrollo... ¿para quién?





Hay un cuadro de Klee que se llama Ángelus Novus. En él se representa un ángel que parece como si estuviera a punto de alejarse de algo que le tiene pasmado. Sus ojos están desmesuradamente abiertos, la boca abierta y extendidas las alas. Y éste deberá ser el aspecto del ángel de la historia. Ha vuelto el rostro hacia el pasado. Donde a nosotros se nos manifiesta una cadena de datos, él ve una catástrofe única que amontona incansablemente ruina sobre ruina, arrojándolas a sus pies. Bien quisiera él detenerse, despertar a los muertos y recomponer lo despedazado. Pero desde el paraíso sopla un huracán que se han enredado sus alas y, es tan fuerte que el ángel ya no puede cerrarlas. Este huracán empuja irreteniblemente hacia el futuro, al cual da la espalda, mientras que los montones de ruinas crecen ante él hasta el cielo. Ese huracán es lo que nosotros llamamos progreso.

Paul Klee: pintor suizo (1879-1940).
Walter Benjamin: filósofo y crítico alemán (1892-1940).
Fuente: www.observacionesfilosoficas.net/ponenciamateo.html (Revista de Filosofía Contemporánea, con secciones dedicadas a la Antropología, Estética, Epistemología, Ética, Psicología y Literatura; consulta 29-04-08)


No entiendo porque cuando destruimos algo creado por el hombre lo llamamos vandalismo, pero cuando destruimos algo creado por la naturaleza lo llamamos progreso. 


Autor: Ed Begley Jr., nacido el 16 de septiembre 1949, es actor estadounidense y ambientalista.

Países en desarrollo es el nombre con que los expertos designan a los países arrollados por el desarrollo ajeno.


Fuente: GALEANO, Eduardo. Patas arriba. La escuela del mundo al revés.[En línea]. Disponible en http://www.aloj.us.es/vmanzano/docencia/movsoc/resumen/galeano.pdf [Consulta: 01-09-13].

La tierra de la igualdad -?-

"¿Por qué exactamente en Estados Unidos la movilidad social ha disminuido en los últimos treinta años, reduciendo a menos de la mitad la probabilidad de que un hombre nacido en el cuartil inferior de la distribución de la renta termine su vida en el cuartil superior? Antaño Estados Unidos tenía fama de ser una tierra de oportunidades, donde una familia podía pasar de pobre a rica en una generación. Pero hoy, si has nacido de padres situados en el quintil inferior de la renta, tienes solo una posibilidad del 5 por ciento de llegar al quintil superior sin un título universitario. Los miembros de lo que el politólogo Charles Murray ha denominado la «élite cognitiva», bien educados en universidades privadas, casados entre sí y concentrados en unos cuantos barrios exclusivos, parecen cada vez más una nueva casta, equipada con riqueza y poder suficientes para anular los efectos de la regresión a la media en la reproducción humana, de modo que hasta su progenie más corta de luces herede su estilo de vida". Niall Ferguson: La gran degeneracion: cómo caen las instituciones y mueren las economías. Buenos Aires: Debate, 2013, p. 20.

Malcom X y Martin Luther King, asesinados por el Tío Sam


"El Tío Sam tiene las manos empapadas en sangre, empapadas en la sangre de los negros de este país. Es el hipócrita número uno de este mundo...", Malcom X -orador, ministro religioso y activista estadounidense- 1925-1965.



"Pero, cien años después, el negro aún no es libre; cien años después, la vida del negro es aún tristemente lacerada por las esposas de la segregación y las cadenas de la discriminación; cien años después, el negro vive en una isla solitaria en medio de un inmenso océano de prosperidad material; cien años después, el negro todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra desterrado en su propia tierra... Nunca podremos quedar satisfechos, mientras un negro de Misisipí no pueda votar y un negro de Nueva York considere que no hay por qué votar". Martin Luther King, pastor estadounidense, 1929-1968.



Los dos asesinados en el país que lleva la libertad y la cultura al mundo: EE. UU.


Fuentes:

-Martin Luther King. Tengo un sueño.[En línea]. Disponible enhttp://www.marxists.org/espanol/king/1963/agosto28.htm[Consulta: 01-09-13].


-Malcom X. El voto o la bala.[En línea]. Disponible en http://www.marxists.org/espanol/malcolm_x/obras/1964/abr/03.htm[Consulta: 01-09-13].

ShareThis